¿Te imaginas tener la capacidad de conectar tu smartphone a un monitor y que “mágicamente” se transforme en una computadora completa? Bueno, pues ese mismo sueño lo han tenido algunas empresas a lo largo de la historia. La realidad es que hoy en día tenemos equipos cuyo hardware bien podría competir con el de una computadora de escritorio dentro de la gama media.

Hay smartphones como el Galaxy S7 edge que cuenta con un procesador de ocho núcleos y 3 GB de memoria RAM, lo cual debería de ser más que suficiente para correr sin problema alguno aplicaciones como un navegador de internet completo o una aplicación que forma parte de una paquetería de productividad como Office.

Hace ya algunos años (unos 6), Motorola tuvo un proyecto extremadamente avanzado para su época, hablamos del Atrix. Un dispositivo Andoid que utilizaba dos puertos USB para conectarse a un dock que simulaba una laptop de 11 pulgadas, dicha base únicamente tenía la pantalla, bocinas y una batería, todo el procesamiento y los documentos estaban dentro del teléfono.

El proyecto eventualmente llegó a su fin porque aunque era algo muy avanzado en su momento, era limitado principalmente porque el teléfono solo tenía 1 GB de RAM, lo cual para ese entonces era mucho en un móvil pero seguía siendo insuficiente para realizar procesos completos como una auténtica laptop.

Smartphone convierte en PC

Más recientemente, han existido proyectos como Continuum de Microsoft que pretendía hacer que los usuarios de Windows Phone pudieran ocupar el móvil como una computadora “completa” al conectarlos un monitor e incluso usar un teclado completo y un mouse.

Estos teléfonos brindan una experiencia agradable, pero no completa de Windows 10. Si bien podíamos utilizar aplicaciones como el navegador de internet, correo electrónico, Twitter y hasta existe un administrador de archivos… sí hay limitantes y son varias. Para no hacer el cuento largo, no tenemos la posibilidad de instalar todas las aplicaciones que podríamos en un PC tradicional. O sea, no podrías ejecutar apps como Steam por ejemplo.

Te puede interesar: ¿Qué esperar del MWC 2017?

La ejecución de esta idea por parte de Microsoft fue buena en resumidas cuentas. Hizo realidad algo con lo que muchos soñamos, sin embargo, la plataforma móvil de Microsoft nunca llegó a tener la importancia o el segmento de mercado que otros sistemas como iOS y Android tienen en la actualidad.

Smartphone se convierte en PC

Recientemente, pudimos ver desarrolladores como Remix Singularity lanzar sus versiones de esta tecnología pero basándose en un sistema como Android, pero no es algo que se haya popularizado en gran medida. Se necesita que un grande como Google o Apple se pongan manos a la obra en una solución como ésta, pero para ser honestos… esta maniobra no entra en los planes de ninguna de estas compañías.

Hemos podido ver cómo es que Apple ha integrado iOS como una extensión de MacOS con la función Continuity. Así, fácilmente podemos seguir redactando un correo que estábamos haciendo desde el iPhone o iPad en una Mac o viceversa nada más abriendo la app de Mail en la computadora. O bien, de tomar una llamada, de seguir viendo una página web, de editar un documento… etc, etc.

Te puede interesar: El Samsung Galaxy S8 y S8+ tendrían 4 GB de RAM

¿Cuál es el problema con esta idea?

Smartphone convierte en PC la nube

Bueno, aunque en la actualidad tenemos smartphones con una potencia “exagerada”, el proyecto no se ha hecho una realidad principalmente por la existencia de los servicios de almacenamiento en la nube. ¿Qué?

Claro. ¿Cuál sería una de las principales ventajas de usar un smartphone como computadora? Pues el hecho de que llevaríamos todos nuestros documentos en el bolsillo, en todo momento y sin necesidad de sincronizar nada por medio de cables. Y es ese mismo problema el que se quiere arreglar con los servicios de almacenamiento en la nube, como es el caso de My Cloud de Western Digital que convierte un disco duro en nuestra nube personal a través de la que podremos mantener todos nuestros archivos disponibles inmediatamente de desde cualquier equipo, en el lugar en el que estemos.

Entonces, ¿necesitamos un smartphone más potente?

La solución radicaría en dar al teléfono la potencia y las capacidad de instalar aplicaciones completas como las de una PC o una Mac, cosa que de momento no hemos podido ver, sino que de momento existen emuladores que “estiran” las aplicaciones móviles hasta hacerlas lucir como si fuesen de escritorio.

No podemos perder el hecho de que año con año tenemos equipos móviles que son cada vez más avanzados y que ya existen dispositivos como un iPad Pro, que manteniendo su esencia portátil ya son más potentes y eficientes que el 80% de las computadoras portátiles qué hay en el mercado. Es una realidad, el futuro –o bueno… quizás desde el hoy- es portátil, la movilidad es la clave del éxito para todos los desarrollos tecnológicos que quieren triunfar en la actualidad.

¿Veremos en el futuro a alguien atreverse a derrocar a la tradicional computadora con un smartphone que no tenga limitantes en comparación con una laptop? Por ahora es difícil verlo, sin embargo; no es algo que podamos descartar desde ya.

Share.

About Author

Amante de la tecnología, estudiante de ciencias de la comunicación. Siempre abierto a probar nuevas tecnologías.